Noticias
Docentes

La educación, una responsabilidad compartida

29-febrero-2016
Compartir:

La educación, una responsabilidad compartida


Nos encontramos en fechas importantes donde las familias, jóvenes y algunos profesionales, se encuentran en la búsqueda la mejor escuela, la carrera más prometedora o el modelo educativo más vanguardista; conscientes del factor educación como parte de un proceso en nuestro afán de ser mejores profesionistas, mejor estatus o simplemente, ganar el reconocimiento social al “ser alguien en la vida”. Al hablar de educación, primero pensamos en escuela, institución, contexto académico…


Educación como una responsabilidad compartida, debiera ser un término que nos planteé una visión bastante amplia que nos muestre los diferentes agentes que intervienen en una formación completa, integral, global.


El papel de la familia                                   


Dentro del aspecto familiar, desde hace algún tiempo  ya no podemos reducir la responsabilidad del proceso a la discusión de “corresponde a mamá o corresponde a papá”, cayendo en solo uno de los miembros la responsabilidad, delegando a la otra parte, la función de espectador.


En alguna ocasión, escuché que una madre de familia (preocupada por el desempeño académico del hijo menor) se refería a los miembros de la siguiente manera: “este equipo es de cinco integrantes, por lo tanto, en algo estamos fallando, y tenemos mucho que hacer los otros 4 para que este equipo funcione”.


Las pertinencias y los momentos en que cada uno interviene, se han adaptado a las demandas profesionales y laborales de quienes debieran ser los principales responsables de la formación de los nuevos miembros, haciendo conscientes, en el mejor de los casos, a edades más tempranas del sentido de colaboración y afianzando el sentido de pertenencia a los miembros más pequeños .


La sociedad


Es válido y es mi derecho como ser humano, demandar oportunidades educativas de calidad,  vanguardia, buen servicio, que me enriquezcan y sobre todo, ser formado de tal manera que me permita elevar y mantener mi dignidad como persona.


Sin embargo, como integrante de una sociedad (otro gran equipo) tengo también la responsabilidad de educar de manera congruente. No se puede esperar que los demás miembros actúen de la manera en que yo no he sido capaz de propiciar, partiendo del propio ejemplo.


Solucionemos


Es por tanto mi deber, brindar lo mejor de mi propia formación como integrante (padre, amigo, vecino, educador, compañero…) de todos y cada uno de los “equipos” a los que pertenezco, familia, comunidad educativa, vecindario, sociedad en general, no solo como una obligación civil, sino de la responsabilidad que como agente educativo, soy capaz de influir y educar de manera intrínseca (positiva o negativa) en quienes me observan.


Lic. Cynthia Citlalli Amador Jiménez


Orientadora Educativa, Centro Educacional Tlaquepaque III


 

Requisitos de afiliación
Únete y sé parte del cambio a una mejor educación.
Para mayor información sobre requisitos y procedimiento de afiliación, favor de llenar el siguiente formulario: