Noticias
Directivos

La alquimia de ser directivo - Colegio Inglés Hidalgo

3-noviembre-2016
Compartir:

La alquimia de ser directivo


Por Sandra Heidi Wäckerlin


Directora General, Colegio Inglés Hidalgo


 


Ser directivo en una escuela va mucho más allá del puesto y sus funciones.


Ser directivo es una manifestación de quien somos, por más que nos traten de meter en un traje del deber ser, seremos inevitablemente quien somos, solo encauzamos nuestra manifestación de ese ser que somos a través de acciones llamadas función directiva.


Reconocer quién somos y estar en contacto constante y consciente con nuestro ser ha de ser entonces, la tarea más importante de nuestra función, pues solo así podremos acceder a manifestarnos de manera auténtica y prestar un verdadero servicio a la comunidad que dirigimos.


Dirigir es un balance alquímico, en el que mezclo un tanto de mi esencia, con la esencia de mi comunidad, el carisma de mi escuela, la cultura y valores de la institución, para lograr un equilibrio que me permita dirigir esfuerzos individuales y colectivos hacia la profunda transformación de los jóvenes que transitan por nuestras comunidades educativas.


 


El lugar de un directivo tiene poco de cómodo y mucho de imaginario para quienes no son directivos, es con eso que hay que trabajar y manejar.


El directivo ha de contener a las personas: otros directivos, docentes, padres de familia, alumnos, ha de puentear el quehacer educativo, los sueños y visiones de ser humano que se quiere formar con el recurso, para que se puedan convertir en acciones transformadoras. El directivo modela con su ser y acciones a cada miembro de la comunidad; pero no modela perfección, modela un caminar en la vida, modela un estilo de interacción, modela que del error también se aprende, modela que el conflicto es una oportunidad de conocernos y transformarnos, modela que otro mundo es posible.


El directivo es clave, como lo es el cerebro y corazón a nuestro cuerpo, como lo son el sol y la luna a nuestro planeta. El directivo es la vista de águila que ve todo, entiende como conectan los puntos y a la vez permite que todos los miembros de una comunidad caminen y colaboren manifestando su esencia, sin dejar nunca de mirar en una misma dirección.


Es el directivo el que genera condiciones propicias para que el ambiente, entorno, espacio sea conducente para el aprendizaje, genere confianza y permita a cada una de las personas de la comunidad educativa reconocerse valioso para reconocer en otros esa valía y construir alternativas juntos.


El directivo es un soñador capaz de accionar, alguien que cree que otro mundo es posible y como director de orquesta lleva a todos a tocar en la nota necesaria, afinando constante y consistentemente pensamientos, emociones y acciones propias y ajenas hasta lograr dar vida a una sinfonía armónica conocida como comunidad educativa.


Ser directivo es entre muchas otras cosas, ser director de orquesta, mago y alquimista.


 


 

Requisitos de afiliación
Únete y sé parte del cambio a una mejor educación.
Para mayor información sobre requisitos y procedimiento de afiliación, favor de llenar el siguiente formulario: