Noticias
Directivos

Educación básica

25-abril-2016
Compartir:

Educación básica: revalorar y retomar los elementos esenciales de la educación.


Como en muchas de nuestras instituciones, en la nuestra sigue siendo época de


inscripciones, y cada familia que atendemos es un caso particular que llega con sus


inquietudes, preocupaciones y expectativas, sobre todo cuando es el primer hijo o hija que


llega a la preparatoria.


Algo que he podido observar año con año escolar en estas etapas de inscripciones, es la


evolución en el carácter de los padres de familia: en los primeros años de vida de la prepa,


podía observar que la mayoría de éstos eran personas de un promedio de 50 años de edad,


empleados o pequeños comerciantes, con escolaridad promedio de 1º de secundaria,


familias algo numerosas, pero sobre todo era familias que respaldaban la autoridad y las


acciones de los profesores de sus hijos.


Con el paso del tiempo y en tan solo algunos cuantos años las cosas sí que han cambiado.


Desde el grado de escolaridad (hoy tengo padres de familia con grado de licenciatura y


hasta posgrados) hasta el número de hijos –en promedio 2- que tienen, así como que se ha


incrementado el número de aspirantes cuyos padres se han divorciado o separado. En fin


situaciones que seguramente ustedes queridos compañeros directores y maestros, conocen a


la perfección.


Pero si ha habido un cambio significativo, es el del apoyo que los padres de familia nos


brindaban: cada vez se fue incrementando el número de padres de familia que cuestionaban,


y cuestionan, las acciones de nosotros como docentes, particularmente aquellas que están


relacionadas con la formación disciplinaria de sus hijos.


Ciertamente debemos estar preparados para enfrentar el reto que significa formar a nuestros


alumnos, tanto en el plano meramente académico como en el de los valores, y que quizás


éste último sea el de mayor consideración. El tema no es nuevo y sin embargo es uno de los


que seguramente más tiempo nos ocupan como directivos, pues cuando las situaciones de


este tipo se desbordan acaban definitivamente en nuestras oficinas.


Así que como líderes y servidores de nuestros colaboradores debemos estar atentos y


preparados para mantener un ambiente sano que permita hacer mejor nuestro trabajo. La


pregunta es cómo hacer frente a esta clase de situaciones y si bien no existen recetas únicas


para las mismas, me permito traer a colación, la recomendación que hace el Dr. Jesús


Amaya Guerra1, y que resume, me parece a mí de manera exitosa, las acciones que


debemos de realizar para abordar estos temas: revalorar y retomar los elementos esenciales


de la educación.


1 Amaya Guerra, Jesús. Fracasos y falacias de la educación actual: guía para padres y maestros orientando a


revalorar lo importante de la educación. Trillas. México, D. F. 2006, pp. 100.

Requisitos de afiliación
Únete y sé parte del cambio a una mejor educación.
Para mayor información sobre requisitos y procedimiento de afiliación, favor de llenar el siguiente formulario: